Príncipe William defiende a familia real británica tras acusaciones de racismo

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Después de las polémicas declaraciones que dio su hermano, el príncipe Harry, y su cuñada, Meghan, el príncipe William, heredero del trono del Reino Unido, rompió el silencio y defendió este jueves a la familia real británica al asegurar que “no somos una familia racista”, tras las acusaciones de los primeros sobre que los miembros de la Casa Real hicieron pronunciamientos racistas contra su hijo Archie. 

Durante una visita a una escuela ubicada al este de Londres, se convirtió en el primer miembro de la familia en responder directamente a la controvertida entrevista que concedieron su hermano y Meghan a Oprah Winfrey, el pasado domingo 7 de marzo, donde relataron los tensos momentos que vivieron en la Casa Real.

Cuando un periodista le preguntó si había hablado con Harry desde sus declaraciones, el príncipe William dijo: «Todavía no he hablado con él, pero lo haré». Además, cuando se le preguntó si la familia real era una «familia racista», como aseguró su hermano, el duque de Cambridge aseguró que «no somos una familia racista».

Te puede interesar: Príncipe Harry y Meghan Markle anuncian la llegada de su segundo hijo

El príncipe william rompió el silencio para defender a la familia real luego de las acusaciones de racismo de su hermano, el príncipe harry y su cuñada meghan.
https://twitter.com/Oprah/status/1368593267932139525

Cabe señalar que podría haber un posible encuentro cara a cara entre el príncipe William y Harry específicamente el 1 de julio, cuando se descubra una estatua en honor a su madre, Lady Di, día en el que cumpliría 60 años.

Por su parte, el Palacio de Buckingham declaró el martes que la afirmación de que un miembro de la Familia Real cuestionó el color de la piel del bebé por nacer de los Sussex era “preocupante” e indicó que “la familia entera está entristecida luego de enterarse cuán desafiantes fueron los últimos años” para los duques de Sussex, que actualmente viven en Los Ángeles.

“Las cuestiones planteadas, especialmente las referentes a la raza, son preocupantes. Si bien algunos recuerdos pueden variar, son tomados muy en serio, y la familia los abordará en privado”, indicó la casa real británica en el escueto documento. “Harry, Meghan y Archie siempre serán miembros muy queridos de la familia”, añadieron.

Seguir leyendo: Hay racismo en la familia real británica, acusa Meghan Markle

El príncipe william rompió el silencio para defender a la familia real luego de las acusaciones de racismo de su hermano, el príncipe harry y su cuñada meghan.
El príncipe william junto a su hermano harry.

En la entrevista con Oprah, Meghan, de 39 años, sentenció que el tono de piel del hijo de la pareja, Archie, se discutió como un problema potencial antes de que naciera, aunque se negaron a revelar quién había hecho los comentarios.

Además, la duquesa de Sussex, señaló que hubiese querido que su hijo tenga el título de príncipe “por seguridad”, pero sugirió que se lo negaron por un presunto racismo en la realeza británica. Cuando se le preguntó si el hecho de que Archie fuera príncipe era importante para ella, respondió: “Si significaba que iba a estar a salvo, entonces por supuesto”. Agregó que el Palacio de Buckingham se negó a otorgar protección al niño, a pesar de que esa es la tradición con todos los miembros de la familia real.

Los duques de Sussex, quienes están desde hace un año radicados en Los Ángeles, piensan criar alejado de la familia real a su pequeño hijo y vivir alejados de las responsabilidades que acarrea la vida en Londres. 

AE