Multimillonario paga un millón de dólares a quien responda: ¿Hay conciencia tras la muerte?

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

El magnate multimillonario estadounidense, Robert Bigelow, de 75 años de edad, anunció en enero que pagaría un millón de dólares a los tres ganadores de un concurso de ensayos que debían responder si existe “la posibilidad de supervivencia de la conciencia humana más allá de la muerte corporal”, y, por supuesto, hubo muchas respuestas.

Bigelow tuvo la idea de convocar este concurso tras la muerte de su esposa, quien falleció en febrero del año pasado debido a una enfermedad de la médula ósea y leucemia. Su interés por la conciencia apunta a 1992, cuando su hijo Rod Lee se suicidó y años después, su nieto, hijo de Rod, también se suicidó.

Las personas interesadas tenían hasta el 1 de agosto para enviar sus trabajos sobre el tema al Instituto Bigelow para el Estudio de la Conciencia (BICS, por sus siglas en inglés), organismo que fundó Bigelow, encargado de seleccionar los tres mejores.

El primer premio para la pregunta relacionada con la vida y el “más allá”, sería de medio millón de dólares, mientras que el segundo y tercer puesto obtendrían 300 mil y 150 mil dólares, respectivamente. En total, recibió 29 respuestas a su “pregunta del millón”.

Te puede interesar: Conoce a los millonarios ‘petfluencers’ que mantienen a sus dueños

Sin embargo, el BICS informó que, debido a la gran cantidad de ensayos de alta calidad que recibieron, decidieron crear dos categorías adicionales: la de finalista, cuyo premio es de 50 mil dólares, y la de mención honorífica, que otorgaría 20 mil dólares.

Al final, fueron los autores de los 29 ensayos quienes ganaron premios en metálico: el primer lugar fue para Jeffrey Mishlove, el segundo para Pim van Lommel y el tercero para Leo Ruickbie. Además, hubo 11 finalistas y 15 menciones honorífica, por lo que en total, Bigelow desembolsó un total de 1.8 millones de dólares en premios.

El ganador, Jeffrey Mishlov, psicólogo clínico estadounidense, basó su ensayo “Más allá del cerebro: la supervivencia de la consciencia humana después de la muerte corporal permanente” en nueve direcciones de evidencias, tales como experiencias cercanas a la muerte, comunicaciones después de la muerte, casos de reencarnación y xenoglosia -la habilidad de poder hablar o escribir un lenguaje que no se conoce-. Todas, considera el autor, apuntan a la existencia de la conciencia tras la muerte.

Por su parte, Pim van Lommel, cardiólogo y científico neerlandés, exploró en su ensayo “La continuidad de la consciencia” las experiencias cercanas a la muerte, calificadas por el autor de “auténticas”. 

“Actualmente hay buenos motivos para suponer que nuestra consciencia no siempre coincide con el funcionamiento de nuestro cerebro. La muerte solo es el final de nuestra corporeidad”, apuntó

El Instituto Bigelow para el Estudio de la Conciencia pretende publicar todos los trabajos premiados en una obra de entre cinco y seis volúmenes de tapa dura, y buscarán donarán varios ejemplares a bibliotecas universitarias, hospicios e instituciones religiosas para los pueda leer el muchas más personas.

ic