La luna de Saturno tiene un océano bajo su superficie

La luna de Saturno tiene un océano bajo su superficie

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La NASA ha dado a conocer nuevas imágenes de Encelado, la sexta y más grande luna de Saturno, que demuestran que debajo de su superficie polar existe un océano.

En 2017, la agencia espacial estadounidense ya encontró las primeras evidencias de que la Encélado podría albergar vida. Ahora, con datos de la misión Cassini (VIMS), que recolectó la luz reflejada en Saturno, sus anillos y satélites, y la separó por longitudes de onda para que los científicos pudieran conocer mejor la composición del material que la refleja, se muestra que debajo de la superficie lunar existen “enormes columnas de granos de hielo y vapor”, provenientes de su océano líquido interior.

El nuevo mapa espectral muestra que las señales infrarrojas se correlacionan claramente con esa actividad geológica, que se ve fácilmente en el polo sur. Ahí es donde la llamada “franja de tigre” rompe el hielo y el vapor del océano interior.

Te puede interesar: FOTO: NASA revela cómo se ve México desde el espacio

Prime 1 - Informe Confidencial

Estas fracturas son generadas por las fuerzas de marea en la luna mientras hace su órbita excéntrica alrededor de Saturno. 

El planeta tira y estira a Encélado, dando lugar al calentamiento interno y a la actividad geotérmica, y creando grietas en la superficie del hielo en el polo sur. Los géiseres expulsan agua del interior, que se mantiene líquida gracias al calentamiento interno; esta agua se esparce por la superficie y se congela, creando una nueva capa de hielo.

«Ahora, gracias a estos ojos infrarrojos, se puede retroceder en el tiempo y decir que una gran región del hemisferio norte también parece joven y estuvo activa no hace mucho tiempo».

Casi todo el hielo natural de la Tierra es cristalino, pero casi todo el hielo que se detecta en el espacio es amorfo. Esto se debe a que las temperaturas en el espacio tienden a ser muy bajas, y a muy bajas temperaturas, las moléculas de agua chocan y se congelan en su lugar.

El hielo cristalino, por otra parte, indica que el agua ha estado relativamente caliente, por encima de unos -173 grados, incluso después de la congelación, las moléculas retienen suficiente energía térmica para pasar a una configuración cristalina. Así que, cuando se ve hielo cristalino en el espacio, se pueden hacer ciertas inferencias sobre su historia térmica.

La mayor parte del hielo de la superficie de Encelado es cristalino, pero el nivel de cristalinidad es importante. Si encontramos hielo más cristalino que el que lo rodea, podemos asumir que se formó a partir de agua más caliente, como el hielo y el agua recién expulsada desde el interior por medio de géiseres en las “franjas de tigre”.

«El infrarrojo nos muestra que la superficie del polo sur es joven, lo cual no es una sorpresa porque sabíamos de los chorros que arrojan material helado allí”, explica en un comunicado Gabriel Tobie, científico del VIMS de la Universidad de Nantes (Francia) y coautor de la nueva investigación, que se publica en la revista científica ‘Icarus’.

Prime 1 - Informe Confidencial

«Ahora, gracias a estos ojos infrarrojos, se puede retroceder en el tiempo y decir que una gran región del hemisferio norte también parece joven y probablemente estuvo activa no hace mucho tiempo, en las líneas temporales geológicas», añade en declaraciones citadas por Science Alert.

Te puede interesar: EU y Reino Unido acusan a Rusia de lanzar una nueva arma antisatélites… ¡en el espacio!

JVR

Artículos relacionados

hola