Evade niño seguridad y logra sentarse con el Papa

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Un niño de 10 años se robó la atención durante la audiencia del Papa Francisco en el Vaticano, pues no solo consiguió sentarse a su lado, también recibió como obsequio un solideo blanco como el que portaba el pontífice.

El menor, que usaba un cubrebocas y vestía un conjunto deportivo color negro con tonos amarillos, comenzó a hacerse notar al comienzo de la audiencia en la sala Pablo VI, cuando se acercó al Papa sin que nadie lo detuviera.

Evade niño seguridad y logra sentarse con el Papa

Al llegar junto al Sumo Pontífice, estrechó su mano, parecía temeroso de tocar al Papa Francisco, quien tomó el momento con calma y le sonrió al pequeño.

Cuando se hizo evidente que el niño quería seguir allí por más tiempo, monseñor Leonardo Sapienza, jefe de protocolo, se levantó y le ofreció su silla a la derecha del Santo Padre , según Reuters.

El menor aplaudió con entusiasmo una vez que se sentó junto a Francisco, entró y salió con libertad del escenario, regresando al centro en varias ocasiones mientras continuaba la audiencia con el Papa leyendo su discurso.

Evade niño seguridad y logra sentarse con el Papa

El niño señaló en varias ocasiones al casquete blanco del Sumo Pontífice, conocido como solideo. Los funcionarios lo notaron y le regalaron uno similar, lo que motivó el aplauso y las risas de las personas que estaban en la audiencia.

“Le agradezco a este niño la lección que nos ha dado a todos. Que el Señor lo ayude con su limitación, a medida que crezca, porque lo que hizo vino del corazón”, dijo el Papa Francisco.

Me acordé de lo que dijo Jesús sobre la espontaneidad y la libertad de los niños, cuando este pequeño tuvo la libertad de acercarse y moverse como si estuviera en su casa.

El Papa Francisco también señaló que si las personas “no son como niños, no entrarán en el Reino de los Cielos”, pues los pequeños no tienen un “traductor automático del corazón a la vida, el corazón va adelante”.

Después de varios minutos y tras abrazar al Santo Padre, el menor fue acompañado por su madre de regreso a su lugar, ante la mirada de los asistentes, que aplaudieron este hecho inesperado.

En un comunicado, el Vaticano explicó que el menor se llama Pablo Jr., tiene 10 años y padece un retraso cognitivo. Acudió a la audiencia papal con su familia, originaria de San Ferdinando di Puglia, localidad italiana ubicada en la provincia de Barletta-Andria-Trani.

Te puede interesar Regalan al Papa Francisco camiseta del PSG firmada por Messi

LM