La ayuda internacional hacia México no cesa

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Ciudad de México.- Líderes de países alrededor del mundo han expresado su solidaridad y han ofrecido asistencia a México tras el sismo de 7.1 que sacudió el centro del país, el cual ha dejado más de 300 muertes.
El presidente Donald Trump habló ayer por teléfono con Enrique Peña Nieto para enviarle sus condolencias y
ambos acordaron el despliegue inmediato de equipos de rescate estadunidenses, informó la Casa Blanca. Los mandatarios también prometieron una coordinación estrecha para responder a los recientes terremotos y huracanes.
El Equipo de Búsqueda y Rescate Urbano del Departamento de Bomberos del Condado de Los Ángeles apoyaron en las labores de rescate.
Hasta este momento México ha recibido apoyo técnico y material proveniente de 23 países, así como de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y de la Unión Europea (UE), que en total suman el envío de 501 personas, 32 unidades caninas, además de equipo y toneladas de insumos de ayuda humanitaria.
“Nuestro país agradece a Alemania, Argentina, Canadá, Chile, China, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Emiratos Árabes Unidos, España, Estados Unidos, Honduras, Israel, Japón, Panamá, Perú, República de Corea, Rusia, Santa Sede, Suiza, Turquía y Venezuela”, apuntó la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).
España, Honduras, Panamá, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Costa Rica y Venezuela y Turquía también han mandado socorristas, además de ayuda humanitaria. Algunos de ellos incluso llegaron con sus binomios caninos.
Israel mandó 70 soldados para auxiliar en las labores de rescate. De estos, 25 son ingenieros que valorarán la seguridad de los edificios afectados y el resto son rescatistas y personal médico y técnico.
Suiza, Alemania y Perú también mandaron a grupos de ingenieros estructuristas, para apoyar en la evaluación de los edificios afectados. Por otro lado, el Gobierno de China entregó un donativo de un millón de dólares al Gobierno de México para usarse como ayuda humanitaria. Otras naciones, como Rusia y Canadá, mandaron el apoyo en especie.