¿Cuáles son las enfermedades mentales que padece Joker?

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Tras el frenético estreno de Joker, interpretada por Joaquin Phoenix, la gente se pregunta si una persona puede enloquecer de esa manera y si son reales los trastornos de este emblemático villano.

Existen muchas versiones del Joker como guionistas involucrados, en la gran mayoría el personaje mantiene elementos en común que son los que lo hacen característico y estos son los diversos trastornos que padece. 

Psicosis

Hay quienes aseguran que el personaje sufre de psicosis pues quienes lo padecen suelen perder contacto con la realidad y no ver las cosas como realmente son. Quizá el padecimiento del Guasón no lo rebasa al grado de hacerlo inoperante pero sí forma parte de su esencia.

Trastorno de personalidad social 

Es un padecimiento donde se pierde todo el sentido de las normas y las reglas, no entienden lo que es ilegal o lo que conlleva la moral, debido a que para ellos estos conceptos no existen. Por eso el enemigo de Batman no respeta demasiado a los demás.

Trastorno límite de la personalidad

Estas personas suelen realizar frenéticos esfuerzos para evitar un abandono real o imaginado. Además presentan un patrón de relaciones inestables e intensas. Pueden idealizar a quienes se ocupan de ellos o a alguien cercano, las primeras veces que se tratan. Sin embargo, cambian rápidamente de idealizar a los demás a devaluarlos, pensando que no son lo que ellos esperaban o que no son tratados como deberían.

Dicha actitud la podemos ver en diversos medios en los que el personaje presenta un severo caso de querer la atención ya sea de Batman o de la ciudad. Unos ejemplos se encuentran en la película de LEGO Batman y la serie de videojuegos Arkham.

Trastorno histriónico de la personalidad 

Los sujetos con trastorno histriónico de la personalidad no están cómodos o se sienten despreciados cuando no son el centro de atención. Se caracterizan por la autodramatización, la teatralidad y una expresión exagerada de la emoción

Insensibilidad congénita al dolor

Es una condición que se presenta desde el nacimiento, en la no se puede percibir el dolor físico. Joker rara vez muestra sentirse afectado por el dolor que le causan los golpes y caídas que sufre durante sus enfrentamientos de los cuales puede levantarse como si nada y reír.

Trastorno obsesivo-compulsivo

Quizá uno de sus rasgos más característicos es su relación con Batman y la manera en cómo busca por todos los medios demostrar su punto o simplemente bajar al murciélago a su nivel para sacarle una sonrisa.

Los que padecen este trastorno son personas que suelen tener comportamiento obsesivo con ideas, pensamientos, imágenes o impulsos recurrentes y persistentes que no son experimentados como producidos voluntariamente, sino más bien como pensamientos que invaden la conciencia. Todo lo anterior mediante conductas repetitivas y aparentemente finalistas, que se realizan según determinadas reglas de forma estereotipada.

Labilidad emocional o síndrome pseudobulbar (Risa)

Durante la nueva película de Joker donde se relata el origen del personaje se muestra que la emblemática risa del payaso no es producto de su show, si no que es algo involuntario que lo hace sufrir.

Es un trastorno en el sistema nervioso que no tienen cura, y solo se puede atenuar mediante terapia y antidepresivos. Se caracteriza por la aparición de risas incontrolables en momentos de intensa tristeza seguido de llanto. Esto genera altibajos en las personas y momentos intensos de frustración.