4 Castillos increíbles alrededor del mundo

A lo largo de la historia, los castillos no solo han servido como palacios de recreo para algunos de los gobernantes más poderosos, sino también como fortificaciones contra la guerra, fuego de artillería, asedios y desastres naturales. 

Aquí te mostramos algunos de los castillos más grandiosos de todo el mundo.

1. El Castillo de Windsor, Inglaterra

Esta lista no estaría completa sin el Castillo de Windsor, el cual ha sido una residencia permanente desde el siglo XI, cuando fue fundado por Guillermo el Conquistador. Por allí han pasado 39 monarcas como residentes, entre ellos, la actual reina Isabel II, quien vive allí los fines de semana y usa el Castillo de Windsor para hospedar a las visitas estatales.


2. El Palacio de Luxemburgo, Francia

El dramatismo visual del imponente Palacio de Luxemburgo solo es igualado por su historia. Esta instalación, construida en 1625 por Salomon de Brosse como un hotel y residencia para la reina María de Médici, albergó a miembros de la familia real y, durante un breve período, fue un museo, hasta la Revolución francesa, a fines del siglo XVIII, cuando se convirtió en una prisión. Siglos más tarde, aún se erige con orgullo, con vistas hacia los maravillosos Jardines de Luxemburgo. En la actualidad, el palacio alberga al Senado francés.


3. El Fuerte Amber, India

El imponente Fuerte Amber, situado en Jaipur, fue construido en el siglo XVI por el marajá Man Singh como su residencia privada. El fuerte combina estilos de diseño musulmán e hindú para crear un palacio totalmente único y opulento, que exhibe piedras color miel y rosado, toques dorados, elaborados mosaicos, habitaciones con paneles de mármol, y una red de jardines y arcadas que se entrecruzan por el fuerte.

4. El Castillo de Neuschwanstein, Baviera

El Castillo de Neuschwanstein, la inspiración para el castillo de la Bella Durmiente de Walt Disney, en Disneylandia, tiene una historia más siniestra de lo que sugeriría su apariencia de cuento de hadas. Su residente fundador, el rey Luis II de Baviera, comenzó a construir el castillo de sus sueños sobre los Alpes alemanes luego de que la guerra austro-prusiana le costara su poder. Tras 10 años de construcción, el rey finalmente estableció su residencia en 1886. Sin embargo, semanas más tarde, apareció misteriosamente muerto en su hogar. Desde entonces, ningún otro residente ha habitado el castillo (pero este continúa siendo un gran destino turístico para los viajeros de todo el mundo).

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos relacionados