El mundo depende aún del petróleo pese al avance de las energías renovables

El mundo depende aún del petróleo pese al avance de las energías renovables

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La Agencia Internacional de la Energía (AIE), en su último informe, señaló que el petróleo es todavía el rey en la generación de energía, lo que supone un retroceso para las energías renovables. 

Según el Key World Energy Statistics 2020, que revisa el consumo y producción de energía entre 1973 y 2018, el petróleo representa el 31.6 por ciento de los suministros utilizados para generar electricidad, seguido por el carbón con casi el 27 por ciento y el gas natural con 23 por ciento. 

De esta forma, los tres combustibles fósiles suman el 81 por ciento cuando hace cuatro décadas la dependencia era del 85.5 por ciento. Si bien es cierto que hay importantes avances de las energías renovables, aún les queda un largo camino por recorrer, sobre todo en transporte y climatización, donde su participación es mínima.

De centrarnos en el consumo de energía final, en 1973, cuando las energías renovables eran unas perfectas desconocidas, el petróleo representó el 48.2 por ciento del mix energético mundial; 45 años después y pese a los importante avances tecnológicos logrados, apenas se redujo un 8. 6%, para situarse en el 40.8 por ciento. 

Te puede interesar: México, con el potencial necesario para apostar por energías renovables

El carbón incluso se ha reducido menos proporcionalmente: solo 3.6 puntos en 45 años, hasta el 10 por ciento del total en 2018.

Gracias a las energías renovables, ahora el mix es mucho más eléctrico: pasó del 9.4 por ciento de 1973 al 19.3 por ciento de 2018. Incluso, entre 2005 y 2018, la electricidad generada por la energía eólica se disparó de 104 teravatios-hora a 1.273 teravatios-hora, mientras que la generación con energía solar creció de 4 TWh en 2005 a 554 TWh en 2018. 

Aunque hay un crecimiento importante, pero no son suficientes para frenar las emisiones de CO2 para hacer frente al calentamiento global y deja en claro que mientras los combustibles fósiles sean baratos, en muchas regiones del mundo optarán por ellos.

 Y no solo en los países con economías más débiles, sino también en grandes mercados, como China, considerando que la demanda de energía aumenta a medida que crece la población mundial. 

Según los datos de la AIE, entre 1973  y 2018, el suministro de energía aumentó de 6 mil 089 millones de toneladas de petróleo equivalente a más de 14 mil millones de toneladas.

Estos datos muestran un mundo muy dependiente del petróleo y el gas, e incluso del carbón, e invitan a la reflexión y a un cambio rápido de rumbo. De no hacerse, se está limitando el cambio climático.

Te puede interesar: CFE cumple 83 años y se debate entre energías limpias o regresar al pasado

IV

Artículos relacionados

hola