En 2 años, México detiene avance de energías renovables

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Andrés Manuel López Obrador cumplió dos años en la presidencia, el pasado primero de diciembre; este 2020 estuvo marcado por la pandemia y cambios en varios temas del país, entre ellos el energético y la transición a las energías renovables.

En 2016, la administración de Enrique Peña Nieto impulsó varios cambios en el sector. Así, se definió la ruta para transitar a una economía de cero emisiones de carbono, pues México se comprometió, al firmar el Acuerdo de Paris, que el 35 por ciento de la electricidad que se consumiera, viniera de energías renovables, ello para el 2024.

Estos cambios quedaron plasmados en la reforma energética que se aprobó el sexenio pasado y que proyectaban varios proyectos para detonar la generación de energías limpias. 

Sin embargo, ese impulso se detuvo en esta administración, cuando se apostó a los combustibles fósiles, muy contaminantes, para generar electricidad, con lo que de acuerdo con expertos, nuestro país no alcanzará a cumplir con sus compromisos en el combate al cambio climático. 

De acuerdo al reporte Climatescope de BloombergNEF del 2018, México ocupó el lugar 8 en los 108 países en desarrollo que son más atractivos para una transición a las energías limpias; pero para 2019,  cayó al lugar 24, y en el de 2020 se fue hasta el 51. México, en los dos años de López Obrador, bajó 43 posiciones.

Lo anterior, muestra que México no es un país atractivo para invertir en las energías renovables, consideró el vocero de la Plataforma México, Clima y Energía, Víctor Ramírez. 

“No hay duda de que las acciones del gobierno mexicano son las que han propiciado la caída tan abrupta en esta clasificación ¿Qué significa ese ranking? que no somos un país en este momento atractivo para invertir en energías renovables”, dijo.

México avance energías renovables

Te puede interesar: Sener presume avance en energías renovables, pero frena su generación

Pero, ¿qué fue lo que propició esa caída?  El especialista Paul Alejandro Sánchez indicó que fueron tres los principales motivos y te los contamos. 

1. Cancelación de las subastas

Una de las primeras acciones de la administración de López Obrador fue cancelar las subastas eléctricas. Así, la Secretaría de Energía (Sener) canceló dichas subastas que licitaban proyectos a empresas para suministrar a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) con energía limpia y barata. 

Con estas subastas se logró una reducción en el precio de la electricidad a mínimos -17.7 dólares por megavatio por hora (MWh) en la última subasta.

2. Captura Regulatoria

La Comisión Reguladora de Energía (CRE)  es la encargada de garantizar las condiciones para que la disponibilidad de energéticos en México sea la requerida, con calidad y a precios competitivos.

Sin embargo, el organismo sufrió reducciones de personal y presupuesto, como parte de la política de austeridad implementada por el gobierno actual. 

3. Política de Confiabilidad

Después, en mayo pasado, la Sener publicó en el Diario Oficial de la Federación, la Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional (SEN), que buscaba implementar medidas correctivas ante lo que argumentó era  la disminución en la demanda eléctrica derivada de la contingencia de Covid-19.

Dicho acuerdo suspendió las pruebas preoperativas de las centrales eólicas y fotovoltaicas que estaban próximas a entrar en operación, aunque no se argumentó por qué las centrales renovables pueden comprometer la confiabilidad del sistema.

Así es como se vino una lluvia de más 200 pleitos legales que terminaron por detener la normativa.

Muchos especialistas explicaron que estos tres puntos  son lo que minaron la confianza de los inversionistas.

Te puede interesar: México pierde potencial en energías renovables

IV