Gasolineras, durante la pandemia por Covid-19, venden combustible de mala calidad

La Comisión Reguladora de Energía (CRE) autorizó a Petróleos Mexicanos (Pemex) la venta temporal de combustibles con calidad fuera de especificación, como consecuencia de la crisis por la pandemia del Covid-19. 

Hoy en día, millones de mexicanos están consumiendo gasolinas y diésel que no cumplen los estándares de calidad de la Norma 016, la cual regula a los petrolíferos.

A través de dos resoluciones independientes, la autoridad avaló que Pemex distribuya gasolina desde sus terminales de almacenamiento a las zonas sureste, centro y pacífico, con clase de volatilidad B-2, a partir del 16 de junio y hasta el 31 de agosto de este año, cuando estas regiones y por la época del año requieren combustible con volatilidad clase A-1.

Es decir, las gasolinas que están adquiriendo los usuarios tienen una especificación de vapor y temperatura de destilación que no concuerda con la época del año. 

Por otro lado, Pemex Transformación Industrial (TRI), ahora a cargo de la Secretaría de Energía (Sener), justificó la utilización de esta clase de combustibles debido a «una situación de emergencia en el suministro de gasolinas de volatilidad A-1, dada la suspensión de actividades no esenciales con la consecuente afectación y suspensión de gran parte de las actividades comerciales del país”.

En la Resolución RES/895/2020 emitida el 28 de mayo, Pemex TRI cita que los altos inventarios de gasolinas devinieron en la suspensión de las operaciones para recibir producto de importación por buques tanque, autotanques, carrotanques y ducto.

Además, la petrolera admitió que no existe capacidad de almacenamiento para obtener y suministrar producto de importación que cumpla con la presión de vapor a partir del 16 de junio y, simultáneamente almacenar el volumen que ya se encuentra en territorio nacional hasta el 1 de septiembre de este año, fecha en la que cambia nuevamente la clase de volatilidad a B-2.

Pemex ahonda que la volatilidad de la gasolina es un factor esencial para la adecuada operación de los motores. A parte, sostiene que el cambio temporal de los estándares “no genera efectos significativos en una máquina de combustión interna en vehículos automotores ni genera impactos ambientales”.

Sin embargo, conforme a datos de la División de Ingeniería del Tec de Monterrey, existen dos tipos de combustibles: uno para la temporada de verano y otro para invierno.

La utilización de uno u otro fuera de temporada puede provocar problemas de arranque en caliente; los motores no encenderán por encima de los 25°C y se activa la luz de fallo del motor. Esto puede dejar el vehículo completamente parado por una hora hasta que se enfríe completamente.

No obstante, las zonas norte y metropolitanas del Valle de México, de Guadalajara y Monterrey no recibirán el producto fuera de especificaciones durante el periodo autorizado por la Comisión Reguladora de Energía.

En el caso del diésel, la comisión también autorizó temporalmente a Pemex TRI el suministro de producto de 500 partes por millón (ppm) de contenido de azufre en las zonas de influencia de las terminales de almacenamiento de Escamela, Tierra Blanca, Perote, Xalapa, Tehuacán, Oaxaca, Iguala y Veracruz hasta el 1 de septiembre de este año.

La petrolera apeló al argumento de causas de fuerza mayor por la emergencia sanitaria del Covid-19 y explicó que la caída de la demanda de turbosina y el aumento de sus inventarios llevaron a las refinerías a dejar de producir dicho combustible, lo cual generó un incremento en la producción nacional de diesel de hasta 500 ppm de contenido de azufre.

Aquello derivó en una situación de “emergencia que imposibilita el desalojo de diesel de 500 ppm de la refinería Francisco I. Madero, lo cual podría poner en riesgo su operación y por lo tanto el rechazo del petróleo crudo a Pemex Exploración y Producción”.

Sin embargo, Pemex aseguró que las condiciones de emergencia y su impacto en la demanda podrían extenderse tentativamente hasta el próximo 1 de septiembre, fecha en la que estaría en condiciones de volver a suministrar diesel de calidad UBA.

Es por eso que la Comisión Reguladora de Energía permitió el suministro de diesel con alto contenido de azufre por los próximos 45 días en el Corredor 4 (carreteras que conducen desde la Ciudad de México a Tampico); Corredor 5 (carreteras de la CDMX a Mérida); Corredor 6 (carreteras de Minatitlán a Oaxaca); Corredor 9 (de la CDMX a Acapulco), y Corredor 10 (de la Ciudad de México a Matamoros).

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos relacionados