Crecen energías renovables en Latinoamérica

Crecen energías renovables en Latinoamérica

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
La región de Latinoamérica tiene abundantes recursos naturales y condiciones que permiten la generación de energías renovables, gracias a su ubicación geográfica; además cuenta con un mercado dinámico que apuntala el crecimiento económico y comercial de los países que la integran. 

Actualmente, en el continente americano hay varios proyectos para generar energías solar y eólica, apoyados por los progresos tecnológicos; sin embargo, las leyes, procesos y métodos requieren de ajustes para consolidarlos. 

El mercado de energías renovables no existía hace 10 años en América Latina; Brasil, México y Chile empezaron a invertir en este sector y ya se convirtieron en mercados importantes para la industria. 

Ejemplo de ello es que en 2007 el total de instalaciones era de 537 MW en seis países con proyectos individuales -la mitad ubicados en Brasil-, pero en 2017 la producción general era de 22 mil MW aproximadamente.

En tanto, países como Colombia, Perú, Honduras, Nicaragua y Panamá, con mercados más pequeños, están desarrollando al sector y en algunos años habrá importantes avances en las energías renovables.

Además, lo que ha permitido que el mercado de las energías sostenibles esté creciendo es que los gobiernos de cada país se están comprometiendo a depender menos de los combustibles fósiles, que han contribuido al cambio climático y avanzar hacia la energía verde. 

Actualmente, en Latinoamérica hay varios proyectos con lo que está creciendo la industria y con ello, otras empresas han volteado hacia esta región para invertir en energías renovables. Tal es el caso de las españolas Acciona, Grupo Aldesa, Iberdrola, Naturgy y Siemens-Gamesa.

Con ello, están invirtiendo en la promoción y explotación de parques eólicos y fotovoltaicos, para afianzarse como referentes en sector energético.

MERCADO ENERGÍAS RENOVABLES LATINOAMERICA

En Brasil, por ejemplo, el desarrollo de este sector está impulsando que este país se posicione en el tercer lugar mundial como generador de energía renovable; incluso, dice la Agencia Internacional de Energía (AIE) es el octavo productor de energía eólica gracias a que alrededor del 76 por ciento de su electricidad se genera a partir de recursos renovables.

El Consejo Global de Energía Eólica dice que hay más de 500 parques eólicos en operación, que representan 12.77 GW de capacidad instalada.

Te puede interesar: Empleos creados por energías renovables van en aumento, revela informe

Para Argentina es un reto porque quiere cumplir con su meta de suministrar para 2025, el 20 por ciento de su energía con recursos renovables; para ello, contrataron dos mil 400 MW de energía eólica que resultaron de su primera subasta renovables en 2016  e implementaron al Mercado a Término de Energía Eléctrica de Fuente Renovable, que permite que los generadores de energía y los usuarios intercambian energías limpias.

En Colombia, el plan del gobierno es destinar 1.18 millones de MWh por año a proyectos y aumentar su producción de energía eléctrica con energías renovables a por lo menos mil 500 MW, suficiente para cubrir la demanda de -al menos dos de sus grandes ciudades.

Y además, el sector privado también está invirtiendo. Un ejemplo es Grupo Aldesa, que con sus 202 mil 230 paneles solares, abastece a 18 mil hogares y beneficia a más de 72 mil personas. 

¿Y México?

En nuestro país, recientemente el Gobierno federal, anunció un plan para reactivar a la economía golpeada por la pandemia de Covid-19, pero solo se enfocan a las empresas gubernamentales, Pemex y CFE,  y deja fuera los proyectos de energías renovables de capital privado.

Así,  el programa Acciones y Proyectos para Apuntalar la Reactivación Económica no se apuntala un mercado energético que beneficie a la población ni al desarrollo de la industria verde, sino a Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Cabe recordar que hace unos meses, la 4T cambió su política energética y frenó las energías renovables al suspender las pruebas de centrales privadas de este sector ante la caída de la demanda eléctrica durante la pandemia; la Secretaría de Energía (Sener) argumentó que la intermitencia de la generación solar y eólica ponía en riesgo la confiabilidad del sistema eléctrico nacional.

Con ello, la Sener pretendió ampliar el uso de centrales eléctricas propiedad de la CFE y limitar los permisos para plantas eólicas y solares de particulares, además de modificar algunos de los procedimientos que realizan la Comisión Reguladora de Energía (CRE) y el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace).

Lo anterior derivó en una serie de amparos que provinieron de empresas afectadas, gobiernos estatales y organismos como la  Comisión Federal de Competencia Económica para detener los efectos de la Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el Sistema Eléctrico Nacional, publicada por la Sener 15 de mayo.

Así, la Suprema Corte de Justicia de la Nación confirmó la suspensión a la política eléctrica de la titular de la Sener, Rocío Nahle. La Primera Sala de la Corte consideró como “infundado” el recurso de reclamación del presidente Andrés Manuel López Obrador presentado por su consejero jurídico sobre dicha controversia.

Te puede interesar: Juez declara inconstitucional acuerdo de la 4T que frena a energías renovables

IV

Artículos relacionados

hola