Las empresas a nivel mundial apuestan hacia la transición ecológica

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

Con el compromiso de impulsar la transición ecológica, las organizaciones han movilizado sus recursos para lograr una recuperación económica sostenible y aumentar la confianza de los consumidores en el comportamiento medioambiental de las empresas, que compatibilice el progreso y la salud del planeta.

Además de la innovación, las empresas poco a poco cambiaron su visión para transformar el sistema industrial y lograr un desarrollo más sostenible, optimizando todos los recursos a su disposición y las sinergias que pueden surgir a través de sus relaciones de cara a los restos subyacentes, sociales, económicos y medioambientales.

Por ahora, el papel de las empresas ha sido clave en la recuperación por la pandemia de Covid-19 y ha apelado a que también las sociedades se adapten a los nuevos entornos, buscando fórmulas de consumo y de producción que aseguren un verdadero desarrollo sostenible y defiendan un futuro más fundamentado en la naturaleza.

Por ejemplo, recientemente la Comisión Europea puso en marcha su nuevo Compromiso de Consumo Ecológico, iniciativa a escala de la Unión Europea que invita a personas, comunidades y organizaciones a participar en la acción por el clima y a construir una Europa más verde. Así, el funcionamiento de los compromisos de consumo ecológico de compañías como LEGO Group, L’Oréal y Renewd se evaluará dentro de un año, antes de que se adopten las próximas medidas.

Las empresas son punta de lanza en la transición ecológica.
Las empresas son punta de lanza en la transición ecológica.

Por su parte, el grupo constructor Aldesa, que tiene operaciones en México, Latinoamérica y Europa, firmó la carta de adhesión al Programa de Entidades Amigas, de la Escuela de Organización Industrial (EOI), que tiene por objetivo aprovechar las oportunidades que ofrece la transición ecológica, a través de la formación de profesionales en tecnologías enfocadas a lograr sistemas industriales más sostenibles.

Según CDP -organización internacional sin fines de lucro que tiene la base de datos más extensa del mundo sobre emisiones de efecto invernadero-, la estrategia a seguir en México implica el paradigma del cambio climático en las líneas de acción de las compañías y la suma de buenas prácticas a las operaciones que se realizan en ellas, con el compromiso de una participación íntegra y colaborativa para lograr una transición a una economía baja en carbono, como ha sido el caso de empresas como CEMEX, Wal Mart de Mexico, Grupo Bimbo, Arca Continental, entre otras.

Te puede interesar: Estas son las 100 empresas más responsables de México

México está en proceso de transición ecológica para lograr ser un país sustentable y cumplir con los objetivos internacionales de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, pero tendría que replantear sus compromisos en el Acuerdo de París, al igual que todos los países.

“Van a tener que revisarse, especialmente porque ahora enfrentamos la disyuntiva de si regresamos a la “normalidad” anterior a la crisis del Covid o intentamos andar por nuevos caminos. Aquí vemos cómo se entrelaza el tema de la crisis ambiental y el cambio climático con la crisis sanitaria”, aseveró Víctor Manuel Toledo, cuando estaba a cargo de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Entre los compromisos empresariales más reconocidos a nivel mundial para adoptar medidas ambiciosas que mejoren su impacto medioambiental, destacan en el mundo: calcular la huella de la empresa y de sus productos/servicios, aumentar su oferta sostenibles, destinar parte del gasto en relaciones públicas corporativas al fomento de prácticas sostenibles, y Velar porque la información facilitada a los consumidores en relación con la empresa y sus productos sea accesible, clara y exacta.

Te puede interesar: Bimbo, Femsa y Cemex, las mejores empresas mexicanas para trabajar: LinkedIn

“Tenemos un plazo limitado, hasta 2030. Tenemos que dar a la gente tiempo para adaptar sus negocios. Esta transición tiene que ser justa, sin dejar a nadie fuera. Asesorar a los clientes en la transición ecológica es parte integral de la estrategia”, señaló Carlos Torres Vila, presidente de BBVA, en un foro organizado por CNBC en Davos, Suiza.

De forma paralela a la acción climática de las empresas, para “Business Ambition for 1.5C”, el programa liderado por el Pacto Mundial de las Naciones Unidas que tiene como objetivo reducir los aumentos de temperatura global y lograr cero emisiones de gases de efecto invernadero para 2050, también es vital que los gobiernos aclaren sus vías y planes de desarrollo económico para permitir que las compañías inviertan en un futuro de emisiones cero.

ic