Estos son los 5 países europeos que impulsan a las energías renovables

Compartir en email
Email
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram

En 2004, la Unión Europea se comprometió a que para el 2020, el 20 por ciento de su consumo de electricidad proviniera de energías renovables, aunque en 2012, el promedio fue de 14 por ciento, por lo que debe continuar el impulso a este tipo de energías para ir desplazando los combustibles fósiles como el carbón y el petróleo. 

Pero, ¿es posible depender sólo de las energías renovables? De acuerdo a un informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente se puede sin ningún problema, pues su potencial en los próximos años es tres veces superior a la demanda que se tiene prevista, y alcanzará para 2020, será siete veces mayor. 

Así es como la reducción en la emisión de gases efecto invernadero, causante del calentamiento global, y la menos dependencia hacia el petróleo, avanzan en una misma dirección. Las piezas clave de ello, son la energía solar y eólica, aunque hay otras más que ya están levantando la mano.

Países europeos energías renovables

Y estos son los países europeos que están a la cabeza en el uso de energías renovables. 

Suecia

Este país, ubicado al norte de Europa, está logrando un desarrollo bajo en carbono, que además es rentable y muy beneficioso para el medio ambiente, así como para los consumidores.  Sus políticas lograron que la AIE (Agencia Internacional de la Energía) felicitara a Suecia que en 2010, produce más energía procedente de biomasa que de petróleo.

Letonia

Este país nórdico logró este segundo puesto gracias al desarrollo de la energía eólica, donde las zonas donde hay mayores velocidades de viento, como son la costa del mar Báltico y la costa oriental del Golfo de Riga, han logrado un fuerte impulso además de que ha hecho muy rentable a este energía renovable.

 Finlandia

El archipiélago Aland, entre Finlandia y Suecia, permite el desarrollo de la energía eólica. La Unión Europea fijó sus reducciones de emisiones de gas de efecto invernadero, provenientes de la quema de combustibles fósiles como petróleo, carbón y turba; y a producir suficiente energía renovable para cubrir un 38 por ciento de todo el consumo energético para el año 2020. En 2012, ya llegaba a un 34.3 por ciento.

Austria

Este país es otro ejemplo de desarrollo económico basado en energía renovable. En 2012, su porcentaje fue de 32.1 por ciento, acercándose así al 34 por ciento para 2020 marcado por la Unión Europea. Además consiguió que la energía de la biomasa, con más de tres décadas operando, tenga una eficiencia del 90 por ciento. 

Dinamarca

Su objetivo es muy claro: para 2035, el 100 por ciento de la electricidad que consuma, sea de energías renovables y así para el 2050 se libere de los combustibles fósiles. Para ello cuenta con todo el apoyo político, cosa que no sucede en la mayoría de países. 

Cada año más países invierten más de su economía en el desarrollo de las energías renovables, ante la nula sostenibilidad de los combustibles fósiles y la dependencia que crean. Así, los que más aumentaron su consumo de energías renovables en 2012 fueron Estados Unidos con un 12 por ciento, China con un 25 por ciento, Alemania un 8  por ciento y España con un 18  por ciento.

Aun así, la aportación renovable es modesta en relación a otras fuentes de energía tradicionales: concentran aún sólo un 2.4  por ciento del consumo energético global y son responsables del 4.7  por ciento de la generación eléctrica del planeta.

Te puede interesar: Energías renovables, motor en la recuperación económica tras el Covid-19

IV