¿Los termómetros infrarrojos causan daño a la salud?

Circula en redes sociales el rumor de que los termómetros infrarrojos que se han utilizado para descartar cualquier alerta de Covid-19 causan daño a la salud.

Pero, ¿es verdad o es mentira?

Se ha dicho que el uso de estos artefactos provocan daños en las retinas y neuronas, una información completamente errónea.

Los también llamados “termómetros de pistola” no pueden causar ninguna afectación oftalmológica ni neuronal, pues la señal que emiten no es perceptible ni peligrosa para el ojo humano.

Aunque en Facebook y WhatsApp circulen mensajes y audios en los que se narran terribles experiencias que involucran a los termómetros, esto es una fake news, pues no hay ninguna evidencia verídica ni oficial que compruebe dicha información.

“No permitan que les tomen la temperatura con una pistola de termómetro láser directamente a la cara, porque si el rayo láser les toca los ojos podría provocarles un problema en la retina”.

¿Cómo funcionan los termómetros infrarrojos?

Los termómetros infrarrojos, o de pistola, utilizan sensores similares a los de los controles de televisión, interpretando así toda la información infrarroja que poseen los seres vivos.

“El cuerpo humano emite ondas térmicas que expanden el calor humano, lo que tiene el termómetro es un sensor que atrapa la modulación de estas ondas y mide su frecuencia para interpretarla y reflejarla digitalmente mediante un software. Así muestra información en grados centígrados o Fahrenheit, según corresponda. Básicamente se trata de un sensor que atrapa la información que ya está emitiendo el cuerpo” explicó Carlos Govea, de Hergom Medical, a Animal Politico.

¿Por qué no pueden dañar nuestros ojos?

El sensor de estos termómetros emite una señal y recibe otra. “Tendrías que ser una serpiente para poder ver la luz infrarroja que se encuentra en las personas o en los objetos” aseguró Govea.

La mayoría de estos termómetros no tienen una luz láser que afecte la visión o algún resultado de la medición, sino todo lo contrario pues al tomarse a la distancia, vuelven más eficaces la toma de temperatura.

Usar termómetros comunes y de contacto supondría una exposición innecesaria al COVID-19, sin mencionar que se ralentizaría todo el proceso de cuidado para las miles de personas que salen a las calles.

¿Y existe un daño neuronal?

“La única radiación que emiten es la de las baterías, al igual que cualquier aparato eléctrico que tenemos en casa. No emiten para nada rayos X que se apunten al cuerpo. Lo único que hace el termómetro es capturar el calor que tú ya estás emitiendo. Enviar y recibir esta información, lo hacen de manera similar y con el mismo índice de radiación (de las baterías) que los controles remotos de la TV y los controles para las consolas de videojuegos”

… explican los expertos sobre las consecuencias de los termómetros infrarrojos, además de que aseguran que éstos no emiten ni radiación ni Rayos X para su funcionamiento.

¿A qué distancia deben colocarse estos termómetros?

Los termómetros infrarrojos deben colocarse a una distancia de entre 3 y 5 centímetros de la persona a la que se le vaya a tomar la temperatura, aunque la distancia que más se ha popularizado sea la de 15cm.

¿En qué partes del cuerpo se debe medir la temperatura?

Debido a que en el cuerpo humano las condiciones de calor no son uniforme, tomar esta información midiendo manos o brazos arrojaría un resultado erróneo.

Las mejores zonas del cuerpo para medir la temperatura son la frente, oídos, boca y recto.

Con información de Noticieros Televisa

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos relacionados