Revela Gabriela Bo que Cristian Castro tiene miedo a la oscuridad y siempre mantiene cerca armas de fuego

Revela Gabriela Bo que Cristian Castro tiene miedo a la oscuridad y siempre mantiene cerca armas de fuego

Compartir
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp

Gabriela Bo, ex pareja de Cristian Castro con quien estuvo casada entre 2003 y 2004, no sólo apoyó las declaraciones de Yolanda Andrade en las que aseguró que el hijo de Verónica Castro golpeó a su mamá, sino que además reveló oscuros momentos que vivió en su matrimonio con el “Gallito Feliz”.

En el programa argentino “El Run Run del Espectáculo” se compartió el contenido de uno de los mensajes que la paraguaya le envió a uno de los conductores. Y es que a Bo le preguntaron qué opinaba sobre lo que dijo Yolanda Andrade respecto de la violenta relación que tenía Cristian con Verónica.

A lo que ella respondió que no había querido dar entrevistas sobre el asunto porque se le juzgó mucho en México cuando en el pasado reveló algunos detalles de su relación con el mexicano.

“Una tiene que vivir la experiencia en carne propia. En México me mataron en su momento por contar que Cristian Castro me pegó. En Argentina todos fueron un amor conmigo”, recordó. 

“Lo único que te puedo decir es que todo lo que hay detrás de esta historia es muy fuerte y claramente consecuencia de un vínculo familiar muy enfermo y de círculos viciosos”.

Entre sus declaraciones también sacó a flote las actitudes extrañas que Castro tenía, y con las cuales ella tenía que lidiar en su relación.

“Cristian tenía actitudes extrañas. Estábamos casados y le gustaba tomar la leche en la mamadera (biberón), tenía miedo a la oscuridad, vivíamos en Estados Unidos y no dormía de noche porque creía que íbamos a vivir un hecho de inseguridad. Llegó a tener dos armas, una en la mesita de luz y yo tenía que vivir de esa manera”. 

“Un día me dio tanto miedo verlo tan loco que las escondió en el secarropas y en la noche me proponía ir al súper para salir y no dormir. Teníamos que dormir de día, no era normal, pero él no creía en ayuda médica y menos psicológica”.

Artículos relacionados