Informe Exprés

Un cambio con rostro de mujer

Miles de mujeres salieron a las calles ayer para protestar contra la violencia hacia las mujeres y exigir justicia por los feminicidios registrados en el país, además de que hoy realizan un paro nacional para crear conciencia de la importancia del papel que juega la mujer en la sociedad.

Este grito feminista, acaecido justo el Día Internacional de la Mujer, está más que justificado, pues de 2017 a 2020 los feminicidios en el país incrementaron de 7 al día a 10.5, según la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH).

Por si el horror fuera poco, de 2015 a 2019 se cometieron 15 mil 804 asesinatos de mujeres, de los cuales 3 mil 751 fueron investigados como feminicidio (un 23.7 por ciento); tan solo en 2019 fueron asesinadas 3 mil 825 mujeres, mil 6 casos son investigados como feminicidio.

Este flagelo de la sociedad alcanza a niñas y mujeres por igual, es por eso que es tan lacerante y en las mujeres parece gestarse un movimiento, que si bien puede incomodar a las autoridades, tiene todo el potencial para convertirse en una verdadera esperanza reformadora para que su situación en este país cambie.

Aunque algunos tengan otros datos, este movimiento no solo es muestra del potencial de la mujer, sino un llamado a la sociedad en su conjunto para frenar lo que ya se ha convertido en una masacre. Toca entonces a las autoridades mover ficha: o responden a la altura de las exigencias o con las mujeres se toparán con pared. Al tiempo…

Exigen pago… y no terminan trabajos

Vaya lío el que está armando la empresa Roble Suministros, en Cancún. Resulta que esa compañía ha sido contratada para realizar algunos trabajos del hotel Planet Hollywood, en Isla Blanca, y exige el pago de sus trabajadores… aunque sus trabajos están a medias. Dicen los que saben que la empresa no dio el ancho en los trabajos de obra civil, instalaciones y acabados y ha quedado a deber en la calidad de los mismos y hasta en el número de personas que emplea para hacer el edificio, lo que ya derivó en retrasos, por lo que se tuvo que contratar a otras empresas para que hicieran los trabajos inconclusos.

Es así que la empresa que exige a los españoles el pago por sus servicios, ni ha prestado a cabalidad los mismos y tampoco ha podido terminarlos ni en tiempo y forma. Estos incumplimientos han puesto en riesgo su contrato con Aldesa al grado de que es probable que simplemente se dé por terminado.

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos relacionados