¿Tu quincena no te alcanza? Sigue estos tips y termina de pagar tus deudas

En un mundo utópico, lo ideal sería poder ahorrar al menos el 30% de nuestra quincena y lo demás destinarlo para vivir y pagar las deudas, sin embargo, el día a día o la actual situación que enfrentamos por la pandemia del Covid-19, a veces nos complica nuestro ahorro. 

Pero no todo está perdido, aún podemos ahorrar de aquí a que finalice el año por eso te daremos algunos consejos y así cumplas esa meta que te hiciste al iniciar este 2020. 

Las reglas:

La regla 70/30

El objetivo sería utilizar el 70 por ciento del ingreso para vivir, pagar deudas y otros gastos necesarios que tengas que cubrir y el 30 lo deberíamos ahorrar.

La regla 90/10

Si tu sueldo no es suficiente y no te permite cumplir la fórmula anterior, intenta lograr al menos un 90/10; es decir, dedicar al menos 10 por ciento de tu sueldo a ahorrar y el resto a tus gastos, indica Liliana Olivares, CEO de Adulting.

La regla 50/30/20

Si seguir esta distribución aún se te hace complicado, puedes emplear la regla 50/30/20.

El 50 por ciento del dinero de tu sueldo tiene que ir a los gastos básicos (renta luz, colegiatura, comida, supermercado); el 30 por ciento destinarse a gastos personales, mientras que el 20 por ciento deberá dedicarse al ahorro, ese pequeño colchón te ayudará en alguna emergencia que tengas.

Tips para tu quincena: 

Conócete financieramente: si eres de los que pone en sobres los gastos mensuales, pero sacas de un sobre para meter en otro, tal vez deberías pensar en otro método. Puedes realizar todos tus pagos por medio de tu tarjeta de débito, es una buena forma de llevar un control.

Tener el dinero en el plástico y sólo sacar del cajero para gastos menores, como transporte y algunas veces comida o pagos que no puedas realizar con tarjeta, es una forma de autocontrol.

Plan de austeridad: Si tu situación es bastante complicada porque estás sobreendeudado y esa es la principal razón de que antes de que llegue la quincena no tienes dinero, lo primero que debes hacer es reconocerlo y comenzar un plan de austeridad.

Sé sincero y divide tus gastos necesarios de los que son prescindibles. Mientras dure tu proceso, debes dejar de hacer gastos superfluos. Ello no quiere decir dejar de divertirte, puedes hacerlo sin gastar más de lo que tienes.

Realiza un presupuesto semanal: dependiendo de lo que tengas designado para las dos semanas siguientes, establece una cantidad semanal a gastar y no rebases ese límite, ello requiere de disciplina, pero no es imposible.

Esfuérzate por ahorrar: sí, en situaciones complicadas, es difícil este hábito, pero una vez que lo generes podrás visualizar su importancia y de los apuros que puede librarte, pero primero que nada debes comenzar.

Dentro de este ahorro, debes contemplar tu fondo de emergencia, que como su nombre lo indica es solamente para emergencias. Este fondo puede sacarte de tremendos líos. Para definir el monto para tu fondo, muchos opinan que entre 3 y 6 meses de sueldo es lo indicado.

Genera ingresos extra: si no te alcanza con lo que ganas, es momento de pensar en actividades extras que ayuden a tu situación financiera. Esta opción aplica sobre todo para cuando ya hiciste todo lo humanamente posible para reducir gastos, pero no se pudo.

Con información de Prestadero y El Financiero.

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos relacionados