¿Cómo pedir y lograr aumento de sueldo durante la pandemia de coronavirus sin morir en el intento?

Aunque parezca que es un momento difícil y podría parecer inapropiado por la pandemia de coronavirus, pedir un aumento de sueldo no es una labor del todo imposible.

De acuerdo con El Financiero, aunque resulte codiciosa tu petición, debes recordar que no eres el único que debería sentirse afortunado, ya que tu empresa también se está beneficiando de tus contribuciones y, con tu apoyo, se abre camino en una época desafiante por la crisis sanitaria y económica.

Sin embargo, al negociar un aumento, el momento que elijas es importante y por lo general, es mejor preguntar antes de que los presupuestos anuales ya no puedan se pueden modificar y evitar malos momentos, como un lunes por la mañana, cuando el jefe puede estar de mal humor por tantos pendientes.

Si tus resultados son convincentes desde enero para para un aumento en enero y has seguido produciendo en exceso y trabajando más días y más horas, no te rindas. Este todavía podría ser su año para hacer más.

Sólo analiza cómo preguntarías por un aumento en una situación ‘normal’, si has cumplido con los siguientes puntos, claves para lograr tu objetivo?

¿Cómo has contribuido con tu empresa recientemente?

Si tu desempeño fue destacable  el año pasado, es excelente, pero, ¿cómo va 2020? Recuerda resaltar tus contribuciones medibles del último año- o incluso dos- para demostrar su valía es básico.

Incluso si tu compañía está cambiando su modelo de negocio, es más convincente señalar tus logros recientes. Concéntrate en los últimos cuatro a seis meses y en cómo tu innovación, flexibilidad, liderazgo y resultados se han mantenido y han ayudado a la empresa.

Ganar-ganar

Sugiere ganar gradualmente más si se cumplen objetivos específicos de aquí en adelante, algo así como una comisión.

En tiempos de incertidumbre como la de los últimos meses, los empleadores pueden sentirse más cómodos vinculando la compensación a los resultados de ingresos reales para limitar el riesgo de la empresa. 

Este acuerdo además crea un escenario de beneficio mutuo más claro y demuestra esa proactividad de su parte.

No olvides que hay despidos

Si tu empresa recientemente hizo algunos recortes en su plantilla o suspendió contrataciones, quizá deberás esperar un poco antes de discutir sobre tu salario, al menos uno o dos meses para que las cosas se calmen. De lo contrario, tu jefe puede ignorar fácilmente tu solicitud de aumento, aunque realmente la justifiques.

En cambio, si tu empresa sigue en pie meses después de que comenzó el Covid-19 y desde entonces ha mostrado signos de crecimiento al, por ejemplo, contratar a alguien, expandir una línea de negocio o adquirir activos, no hay pretextos para decir que no hay espacio para ajustar el presupuesto.

Es muy probable que estés haciendo más trabajo por la misma cantidad de dinero desde los últimos despidos con el adelgazamiento de la compañía. a tu favor, podrías negociar un aumento de 10 o 15 por ciento para ayudar a compensar toda la labor adicional.

Si no hay dinero, puedes recuperar tiempo

La periodista financiera Farnoosh Torabi, especialista en el tema, aconseja que cualquiera que pida un aumento, pero no lo consiga, no debe abandonar la negociación con las manos vacías.

Si la empresa no puede hacerte un aumento salarial, ¿qué tal un “dinerito extra” para el cuidado de los niños, o para pagar los servicios del hogar y así puedas concentrarte en el trabajo mientras los pequeños siguen tomando clases a distancia?

Más dinero es el objetivo ideal, pero recuperar incluso recuperar algo de tiempo si te dan algunos días “libre  puede resultar invaluable en tiempos de pandemia y aislamiento social.

ic

Compartir

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Artículos relacionados